Visión

Buscamos un mundo en el que prevalezcan valores como la justicia, la paz y el igual acceso a los bienes y a la felicidad plena porque creemos en la Buena Noticia que es el Reino de Dios.

Queremos un mundo en el que:

  • Vivir con la dignidad no sea un privilegio sino un bien accesible a todos.
  • La creciente solidaridad permita pasar de condiciones menos humanas a condiciones más humanas a hombres, mujeres y niños que viven en situación de indigencia y miseria.
  • Las situaciones de injusticia más próximas nos muevan a comprometernos para transformarlas.

Contemplamos la edificación de una Iglesia en Córdoba y el país que viva y exprese lo que es: instrumento de Dios para servir al mundo y camino para llegar a Dios.

Misión

La única msión de la Iglesia es la Evagelización, esta se concreta en tres dimensiones fundamentales e inseparables: la evangelización a partir del anuncio de la Buena Nueva (catequesis), la evangelización desde la celebración (liturgia), y la evangelización  de las relaciones sociales (caridad).

Cáritas asume la evangelización de las relaciones sociales.

La misión de Cáritas, como organismo de la Iglesia, es animar y coordinar la obra caritativa oficial y organizada de la misma, insertada en su pastoral orgánica, a través de formas adaptadas al tiempo y las circunstancias para lograr el desarrollo integral de todo el hombre y todos los hombres, con especial preferencia por las personas y por las comunidades más marginadas.

Los valores que sustentan esta misión son:

  • La unidad eclesial.
  • La justicia como fruto de la caridad.
  • La concepción integral del hombre.
  • La solidaridad con el dolor y sufrimiento de las personas.
  • La dignidad de la persona humana como hijo de Dios, hecho a su imagen y semejanza.
  • El respeto por la diversidad de culturas.
  • La educación como principio de promoción del hombre y transformación de las estructuras.

La animación de la caridad es un proceso organizado cuyas acciones tienden a despertar creatividad e interés, movilizar; generando la participación desde una dimensión personal y comunitaria, favoreciendo mayores niveles de autonomía personal y compromiso comunitario para producir transformaciones que permitan lograr mayor dignidad personal, familiar, comunitaria y social, viviendo así los valores evangélicos.

La animación a la caridad posee tres dimensiones:

1. La animación eclesial es hacia adentro de la Iglesia, tendiente a estimular a la comunidad cristiana para que testimonie la Buena Nueva en la sociedad. Su valor es la caridad.

2. La animación social es estimular a la sociedad para facilitar niveles crecientes de participación y organización de personas y grupos a fin de producir transformaciones que dignifiquen a la persona, la comunidad y la sociedad. Su valor es la solidaridad.

3. La animación institucional es estimular a la misma Cáritas Diocesana para que mejore los distintos aspectos de su misión a través de una estructura y organización consolidada. Su valor es la eficacia.

La coordinación de la caridad es armonizar carismas, personas y grupos, orientándolos hacia la misión institucional, la coordinación es la condición necesaria para actuar eficazmente frente a la complejidad y dimensiones de la pobreza.

La coordinación de Cáritas diocesana tiene tres niveles:

1. Nivel institucional: Cáritas paroquial, decanal y vicarias, interdiocesano, regional y nacional.

2. Nivel eclesial: con otros grupos de la Iglesia como la Pastoral Social, Familiar, Educativa, etc.

3. Nivel social: con otras organizaciones civiles, ONG, el Estado y las empresas. 

Facebook Cáritas